DESPACHOS MARTES Y VIERNES

CÓMO CONSERVAR EL PAN PARA QUE DURE MAS DÍAS

CÓMO CONSERVAR EL PAN PARA QUE DURE MAS DÍAS

Hay mucho escrito sobre esto, las formas y alternativas son varias. Les contaré de mi experiencia después de varios laboratorios y pruebas. 

Nada se compara con el pan recién horneado… ¿verdad? Pero es complejo tenerlo así todos los días a cada momento que queramos consumir pan. 

Es importante aclarar que hablaremos de panes fabricados de manera artesanal, sin ningún tipo de químicos, ni aditivos, ni persevantes. Aquí quedan afuera los panes industrializados. 

El pan es materia orgánica, por lo tanto es completamente normal que con el pasar de los días aparezcan hongos.

El aire y la humedad también son factores que desfavorecen la frescura del pan.

Otro factor importante es el clima, si hace frio o calor, si es invierno o verano. 

Aquí les comparto algunas ideas para hacer que nuestro pan dure fresco por más días.

  • Guardar el pan en un recipiente que puedas cerrar herméticamente.
  • Si es invierno y lo consumirás entre los próximos 2 a 4 días lo puedes dejar a temperatura ambiente. 
  • Si es verano y lo consumirás entre los próximos 2 a 4 días idealmente mantenerlo refrigerado.  
  • Si lo guardas en una bolsa de papel se deshidratará muy rápido, puedes poner la bolsa de papel dentro de un recipiente cerrado herméticamente. 
  • Puedes guardar la pieza de pan entera e ir rebanando a medida que vayas consumiendo, esto evitara la exposición al aire y no se deshidratará. 

En todos estos casos es importante destacar que debes regenerarlo en un horno o tostador antes de consumir, así el pan volverá a estar como recién horneado. 

Los panes que en su composición tienen materia grasa como aceite o mantequilla suelen tener una vida útil más larga. De todas maneras que puedes aplicar, también, los consejos para que dure más.  

¿Lo puedo congelar?

Por supuesto que sí. 

Así puedes preservar tus panes por varias semanas y conservaran todas las características de recién hecho. 

Te aconsejo que antes de congelarlo lo rebanes o cortes en piezas del tamaño que estás acostumbrada/o a utilizar, así a la hora de sacar del freezer o congelador, usas solamente las porciones que vas a consumir sin tener que descongelar el pan entero. Lo regeneras en horno o tostador y tendrás un pan como si estuviera recién hecho.